Columna semanal

COLUMNA SEMANAL CON NOMBRE RIDÍCULO ----- Actualizamos todos los viernes después del almuerzo si estaba bueno sino no

viernes, 3 de diciembre de 2010

Muerto, pero feliz


Lo vamos a extrañar, señor Nielsen, porque nos hizo reír, y reír sin pensar, que es mucho más divertido.
Leslie Nielsen nació en Canadá, un país donde lo más divertido es la nieve. Se mudó para Hollywood y ahí empezó haciendo drama, un tipo serio. En los ochenta ya nadie se acordaba de él, hasta que aparecieron los hermanos Zucker. Estos directores crearon un nuevo tipo de comedia, un poco tarada, pero que tenía un elemento clave: usar actores serios que jamás habían hecho nada gracioso en sus vidas. Y allí fue que descubrimos el mejor lado de Leslie Nielsen, pues ese villano de la TV de los 50 resultó ser un hombre afable, de humor directo, sencillo y sin malicia, con la única intención de divertir y divertirse al hacerlo.
Y es que Leslie Nielsen ha hecho de todo, películas pésimas y películas peores, pero de una u otra forma, siempre nos hace reír. Con sus películas de domingo por la tarde, sus "¿Dónde está el Policía?" y su "¿Dónde está el piloto?", sus exageradas expresiones faciales (inspiración de Jim Carrey, Mike Myers y todo el resto) y más que nada sus entrañables y despistados personajes, Leslie Nielsen fue el mejor exponente de la comedia de "no pensar", el chiste fácil y el no tanto, que muchas veces perdía todo su ingenio en la traducción.
El comediante y director Mel Brooks solía decir que no podía mirar a Leslie en los ojos sin que ambos rompieran en carcajadas, y para evitarlo, se la pasaba mirándole a la oreja. Cuando Leslie descubrió su truco, se puso unos aretes enormes tipo Fantasmas del Caribe. Lo vamos a extrañar, señor Nielsen, porque nos hizo reír, y reír sin pensar, que es mucho más divertido. Alguien que pasó su vida alegrando a los demás, no muere nunca. Y en último caso, como decía el título de la más tonta y mi favorita de sus películas: muerto, pero feliz. Saludos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario