Columna semanal

COLUMNA SEMANAL CON NOMBRE RIDÍCULO ----- Actualizamos todos los viernes después del almuerzo si estaba bueno sino no

viernes, 26 de noviembre de 2010

IT'S T-SHIRT TIME!

Mussolini se debe estar revolcando en su tumba.

MTV viene produciendo porquería desde hace por lo menos diez años y todos nos quejamos. Claro, un canal de videos musicales con quince minutos de videos musicales al día, algo está haciendo mal. Pero no todo es culpa de MTV. Supongamos que pongo un canal de ganadería y después de años de éxito las vacas se extinguen. Entonces, o cierro el canal o saco un reality de ganaderos italianos o algo así. Y eso fue lo que pasó.

Allá por los 90, podía pasar días enteros viendo MTV sin cambiar de canal, los videoclips tenían contenido y a Liv Tyler en uniforme escolar. No puedo entender el motivo de que ya no se gasten un par de dólares más en hacer un videoclip medianamente decente. Quién no se acuerda del drama de November Rain, esa sensación de libertad de Crazy o las obras maestras del Rey del Mundo, o de los colores psicodélicos de los videos del 98. Hoy se rentan un galpón y graban a Justin Bieber en 68 poses distintas con el peinado más ridículo de la industria y pretenden tener un video musical. Por supuesto que MTV no puede pasar 24 horas mostrando eso. Entonces aparece la costa de Jersey para salvar el día.

Pero, ¿quién quiere ver a una docena de italianos ir al gimnasio, broncearse y romperse la cara en las discotecas de Miami? Pues... aparentemente todos. Mussolini se debe estar revolcando en su tumba. Todavía no termino de entender el nivel adictivo de Jersey Shore, sus peinados absurdos y sus ridículos bronceados. Tal vez porque todos queremos tener una "Situation" bajo la polera, y todas ustedes son un poco Snooki, aunque sea muy en el fondo. El tema es que con Jersey Shore pasa como con el pop: mientras más pronto aceptemos que nos gusta, tanto más lo disfrutaremos. It's a Jersey thing. Saludos!

viernes, 19 de noviembre de 2010

Mamma Mia!

Abba es lo mejor que ha producido Europa en los últimos 40 años.

Abba es la mejor grupo de pop del universo y nadie lo puede negar. Es cuestión de analizar el suceso: tienen más hits que nadie en el mundo, más hits que Michael Jackson que es el Rey del Mundo. Son de un país que nadie conoce y triunfaron en todo el planeta cantando en todos los idiomas treinta años antes de que existiera la globalización. Es lo mejor que ha producido Europa en los últimos 40 años. Es lo mejor que ha producido Estocolmo jamás. Después de Ingrid Bergman y la dinamita y Greta Garbo y Dolph Lundgren. Así es, Ivan Drago no es ruso sino sueco. ¡Tomá, Madre Patria!

Y tampoco es cuestión de géneros musicales. Estamos hablando de pop, a todos les gusta el pop. Y el que dice que no le gusta el pop está mintiendo. Lo que pasa es que la gente no entiende que el pop es matemáticas pura, fórmulas matemáticas maquinadas por genios matemáticos y conjugadas de forma que a TODO EL MUNDO le guste, por un periodo de tiempo. Así que si alguna vez te sorprendiste cantando una de N'Sync en la ducha, bueno, no es para preocuparse. Por lo menos no para preocuparse tanto. El pop es lo más perverso que jamás ha inventado el capitalismo. Miren como terminó el Rey del Mundo, o Britney. O Demi Lovato. O Milli Vanilli. Y si estas víctimas de la industria se sacrificaron por nosotros, ¿por qué no sentarnos y admitir que disfrutamos de su música?

Así que ya saben, si alguien se burla porque vas escuchando Mamma Mia en el auto, ellos se mueren por hacer lo mismo. Y si fuiste a ver Mamma Mia la película dos veces al cine, bueno ahí te pasaste un poco. Y si alguien te encuentra bailando Dancing Queen, hey, son las matemáticas. Las matemáticas son irrefutables. Mi lógica es innegable. Saludos!

viernes, 12 de noviembre de 2010

Qué tal, chicos!

Lo mejor de Buenos Aires es cuando te saludan las camareras, "¡qué tal, chicos!"

Lo mejor de Buenos Aires es cuando te saludan las camareras. "¡Qué tal, chicos!" No importa si estás con tu abuelita, con un General de la Armada o con el Papa Benedicto, siempre te van a decir qué tal, chicos! No importa si son dos mujeres, qué tal, chicos! No importa si no estás con nadie, qué tal, chicos! Los discursos de la presidenta? Qué tal, chicos! El obituario de Néstor Kirchner? Qué tal, chicos! La inscripción en el Obelisco? Qué tal, chicos! Bueno y después están las librerías, y los teatros... pero ahí también te dicen qué tal, chicos?, cuando te comprás un libro y la entrada al teatro.

Es como si hubiera una cláusula en la ley del trabajador. O tal vez es como nuestras leyes y no pueden discriminar sexo, edad, rango militar, estado civil o cantidad de personas a las que están saludando. Me sorprende que no haya un tango que se llame Qué tal chicos. Sonaría en todos los restaurantes y cafés. Se harían reediciones disco para las propagandas de Quilmes y una versión con Fito Paez y Soledad para los damnificados en Indonesia. Eso estaría bueno. Claro que después harían un programa de chismes y un concurso en Susana Giménez y ahí se acabó, nadie va a querer que lo saluden las camareras. O las camareras van a tener que cambiar de saludo o darse cuenta que no todos son chicos y ahí todos perderíamos las ganas de ir a restaurantes o de ir a Argentina, y entonces la crisis que se vendría! Entonces las camareras perderían su trabajo y los taxistas se pondrían de mozos, y te saludarían "qué haces, flaco?", no importa si sos gordo o un ex dictador o si sos mujer o Susana Giménez, entonces se te quitan las ganas de comer y la economía de nuevo para abajo. Mejor que se quede todo como está. Saludos!

viernes, 5 de noviembre de 2010

Cine de sofá y cerveza

The Expendables es la dosis justa de testosterona, violencia y cuchillos gigantes que todos necesitamos.

Hay películas que nunca hay que ver acompañado. Como las de miedo, por ejemplo. O las románticas que te hacen llorar y que jamás contarás que viste, como Diario de Pasión o Posdata te amo. Que jamás vi. Pero hay películas que, irrefutablemente, se tienen que ver en manada. Y esas son las películas de acción.

Desde Rocky y Terminator hasta... Rocky Seis y Terminator Cuatro, el género masculino ha disfrutado de patadas, puñaladas, disparos y explosiones sin sobre analizar ni ser juzgado. Porque claro, si nos ponemos exigentes, The Expendables tiene una historia bastante simplona y un desarrollo de personajes un poco pobre, pero todo eso se perdona porque en esta película SALEN TODOS. Ok, ok, faltó Van Damme y el maestro Miyagi y Chuck Norris, pero son detalles. Porque Steven Segal es medio puto, hay que admitirlo. Y el maestro Miyagi es un personaje de ficción y Optimus Prime es un robot. Y Van Damme es francés. O sea que con TODOS me refiero a Sylvester Stallone, el underdog por excelencia; Jason Statham, el nuevo Bruce Willis; Bruce Willis, el viejo Bruce Willis; Jet Li, la versión en cámara rápida de Jackie Chan; lo que queda de Mickey Rourke y el legendario Ivan Drago de Rocky, Dolph Lundgren. Y por si fuera poco, el indispensable Governator tiene un cameo épico y un poco mal actuado que nos deja a todos más que satisfechos.

¿Quién no alucinó con ver a Stallone y Schwarzenegger en una misma película? ¿O ver a Jason Statham romperle la pierna a alguien mientras le dispara en la cara mientras Jet Li vuela por los aires mientras Terry Crews dispara una Bazuca mientras Stone Cold Steve Austin le parte la cara a Rocky Balboa? Claro, ellos son los "prescindibles" de Hollywood, los del cine de no pensar, pero The Expendables es la dosis justa de testosterona, violencia, sangre y cuchillos gigantes que todos necesitamos después de un día de estrés en la oficina o una tarde de haber visto Sex and the City sin querer porque se acabaron las pilas del control remoto. Saludos!