Columna semanal

COLUMNA SEMANAL CON NOMBRE RIDÍCULO ----- Actualizamos todos los viernes después del almuerzo si estaba bueno sino no

viernes, 24 de diciembre de 2010

Los Picapiedras y el Espíritu Navideño

La Navidad es magia, magia pura. Simplemente recuerden, vejestorios, cuando teníamos cinco años.

Vi por ahí una versión para niños de Wikileaks que empezaba con que "Papá Noel es tu papá". Así que después de estas terribles noticias necesitamos un poco de espíritu navideño. Y no estoy hablando del tema religioso, ni siquiera del tema familiar. Creo que el espíritu navideño tiene que ver con otras cosas.

La Navidad es magia, magia pura. Simplemente recuerden, vejestorios, cuando teníamos cinco años. Cuando empezaban a aparecer las lucecitas, los árboles, las galletas. Los especiales navideños de Scooby Doo y los Picapiedras. ¡Cómo esperábamos los especiales de Navidad! Las propagandas, las tiendas con sus luces y adornos y celofán. Los villancicos y esas campanitas que anunciaban al único anciano que no nos daba miedo, el hombre más mágico, la leyenda con menos sentido jamás contada por los hombres, nuestro héroe indiscutible: Papá Noel. Porque, a pesar de lo que nos decía mamá, a Papá Noel le importaba muy poco si nos portábamos bien o mal. Y Papá Noel, inexplicablemente, leía nuestras cartitas mal escritas con terribles dibujos de Rodolfo el Reno y siempre sabía qué regalarnos.

Vamos, siéntense un ratito debajo del árbol y acuérdense de la ilusión de despertar el 25 y ver la casa llena de regalos, ¡por arte de magia! Déjense convencer por las luces. Déjense llenar por la magia de la época más linda del año. Bueno y si todavía no saben qué regalarle a sus seres queridos, regalen un libro. Regalen mi libro. Pequeños Insolentes. Está buenísimo. Se los recomiendo. Disponible en todas las librerías del país.

Feliz Navidad a todos. Vuelvan a ser niños, se siente increíble. No vayan a la oficina, vean Scooby Doo y los Picapiedras. Escuchen las campanas. Esperen a Papá Noel. Saludos!

viernes, 17 de diciembre de 2010

El arte de mentir

A todos nos gusta que nos mientan. Lo que no nos gusta es darnos cuenta de que nos están mintiendo.

Vieron esas entrevistas que le hacen a las modelos y le preguntan ¿Qué odiás? y siempre contestan cosas como "odio el odio, la hipocresía y la mentira". Pero eso es mentira, nadie odia las mentiras. A todos nos gusta que nos mientan. Lo que no nos gusta es darnos cuenta de que nos están mintiendo. Por eso es importante saber mentir. Si no las modelos nos odian y todo es nuestra culpa. Así que vamos a tener una clase teórica para mentir bien y así seamos mejores personas.

Para empezar, un buen mentiroso no miente todo el tiempo. De vez en cuando dice la verdad, así le creen cuando miente. Si no le pasa como a Pedro y el lobo. Que se pelearon y ya no se hablan.

Las mentiras tienen patas cortas, por eso es importante darle cuerpos cortos para que puedan llegar más lejos. Mucha gente cree que mientras más elaborada sea la mentira, más se la van a creer. Mentira. La mentira tiene que ser breve y concisa. El secreto está en tener preparada una versión más larga y detallada en caso de que nuestra cara de angelito falle y así no nos toman por sorpresa.

Otro punto importante es que para mentir hay que concentrarse. Los borrachos siempre dicen la verdad porque están borrachos, no por intervención divina.

Y por último, guarden sus mentiras para ocasiones especiales y NO EXAGEREN. Nada de tigres ni explosiones ni tigres que explotan ni Megan Fox ni nada de eso. Y si sólo mienten por gusto, no sean irresponsables. Nos hace quedar mal a los que mentimos de profesión. Tampoco les digo que se la pasen mintiendo, pero mintamos con responsabilidad y por el bien de nuestro prójimo. Como dice Barney Stinson, "una mentira es una historia fantástica que sólo la puede arruinar la verdad". Saludos!

viernes, 10 de diciembre de 2010

Guía práctica para mujeres

Me han dicho que CCK es muy para hombres, pero podemos cambiar la perspectiva.

Me han dicho que CCK es muy para hombres. Es verdad. Pero no lo hago a propósito, es que así me sale. Pero podemos hacer el intento de cambiar la perspectiva. Podemos hacer como una guía para mujeres. Como consejos. Si me paso me avisan.

Por ejemplo, nunca nos hablen de toallas higiénicas y esas cosas. En serio nunca. Prefiero hablar del Holocausto, prefiero hablar de una masacre caníbal. Hay una empresa en Hong Kong que obliga a sus empleadas a vestir de rojo durante "esos días". Por supuesto me parece deplorable. Pero por otro lado... bueno, igual nos podrían avisar... un pañuelito en el cuello, algo así... ¡Jaja es broma! El ciclo femenino me parece fascinante, cada día es único. Eso es parte de la feminidad. Y eso lo saqué de la página de Kotex. Y no nos pregunten si están gordas. Ni siquiera hay una respuesta correcta a esa pregunta. Si están gordas no le vamos a decir. Y si les decimos se van a enojar. Tampoco nos pregunten en qué estamos pensando. A veces los hombres simplemente no pensamos. Así, en nada. O pensamos en estupideces como que quisiéramos ser Iron Man o cosas así. ¿De verdad quieren saber eso? Y el melón es una fruta, no un color. Y el salmón es un pescado. Y el turquesa ni siquiera sé qué es. Chicas, chicas, no se compliquen la vida.

Pero bueno, no me malinterpreten. Creo que todo lo demás lo están haciendo bastante bien. Al final de todo, no podemos vivir sin ustedes. Ustedes son de lo único que hablamos. Por lo menos yo. Vieron, me conecté con mi lado femenino, más o menos un poco. Por eso es que jamás volveré a hablar de esto. ¡Pero fue divertido! Algo así como ver Diario de una Princesa porque no había nada más en la tele. ¡No había nada más! En serio no había nada más. Saludos!

viernes, 3 de diciembre de 2010

Muerto, pero feliz


Lo vamos a extrañar, señor Nielsen, porque nos hizo reír, y reír sin pensar, que es mucho más divertido.
Leslie Nielsen nació en Canadá, un país donde lo más divertido es la nieve. Se mudó para Hollywood y ahí empezó haciendo drama, un tipo serio. En los ochenta ya nadie se acordaba de él, hasta que aparecieron los hermanos Zucker. Estos directores crearon un nuevo tipo de comedia, un poco tarada, pero que tenía un elemento clave: usar actores serios que jamás habían hecho nada gracioso en sus vidas. Y allí fue que descubrimos el mejor lado de Leslie Nielsen, pues ese villano de la TV de los 50 resultó ser un hombre afable, de humor directo, sencillo y sin malicia, con la única intención de divertir y divertirse al hacerlo.
Y es que Leslie Nielsen ha hecho de todo, películas pésimas y películas peores, pero de una u otra forma, siempre nos hace reír. Con sus películas de domingo por la tarde, sus "¿Dónde está el Policía?" y su "¿Dónde está el piloto?", sus exageradas expresiones faciales (inspiración de Jim Carrey, Mike Myers y todo el resto) y más que nada sus entrañables y despistados personajes, Leslie Nielsen fue el mejor exponente de la comedia de "no pensar", el chiste fácil y el no tanto, que muchas veces perdía todo su ingenio en la traducción.
El comediante y director Mel Brooks solía decir que no podía mirar a Leslie en los ojos sin que ambos rompieran en carcajadas, y para evitarlo, se la pasaba mirándole a la oreja. Cuando Leslie descubrió su truco, se puso unos aretes enormes tipo Fantasmas del Caribe. Lo vamos a extrañar, señor Nielsen, porque nos hizo reír, y reír sin pensar, que es mucho más divertido. Alguien que pasó su vida alegrando a los demás, no muere nunca. Y en último caso, como decía el título de la más tonta y mi favorita de sus películas: muerto, pero feliz. Saludos!